Viajar es vivir

Viajar es vivir, y por eso este verano Léopoldine Dognon y yo hemos vivido en Polonia, Francia, Portugal, y España.

Todo empezó en el país galo, donde pasamos tres semanas de junio en París, que esta vez tenía un ambiente diferente debido a la Eurocopa, y otra recorriendo la Bretaña Francesa, donde en dos semanas  viviré debido a la beca Erasmus. De este mes destacar las inundaciones que sufrió la capital, los partidos vistos desde la Fan Zone situada frente a la Torre Eiffel, y los paseos por el Sena, Notre Dame, o los Campos Elíseos. Desde la ville lumière marchamos a Wroclaw, una pequeña ciudad polaca en la que pasamos varios días. Allí probamos diferentes platos locales, observamos los vivos colores de los edificios, y experimentamos la sensación de que, a pesar de conocer cuatro idiomas entre los dos, nadie nos entendiese en el supermercado. De vuelta en París tocó probar por primera vez el Blablacar, y lo más curioso de todo es que fue el propio controlador del aeropuerto, Thierry, quien nos acercó hasta casa. El calendario ya marcaba julio, así que fue el turno de volver para España. Aquí fuimos a la playa, más playa, el TEDxGalicia, e incluso nos fuimos de camping a las Islas de Ons, donde por supuesto también había playa. A mediados de mes hicimos una excursión a Portugal, viviendo varios días en la ciudad de Oporto, donde sus cuestas nos sorprendieron, las francesinhas nos interesaron, y sus calles nos enamoraron.

He aquí un resumen de todo eso:

En resumen, viajar es vivir, y por eso este verano hemos vivido en Polonia, Francia, Portugal, y España. O en otras palabras, hemos comido mucho helado en cuatro países diferentes.

Un mes en Francia, dos personas y un video de tres minutos

¿Por qué no aquí? ¿Por qué no ahora? ¿Acaso hay mejor lugar para soñar que París?

Los guionistas de la película “Ratatouille” no estaban equivocados al decir que París es uno de los mejores sitios para soñar.  Este verano tuve la oportunidad de estar un mes en Francia, un mes mágico, y un mes en lleno de experiencias: desde vivir en un barco sobre el Senna hasta celebrar el cumpleaños con la mejor compañía posible en el Parque de atracciones de Asterix, pasando por una calurosa semana en Niza, una breve visita al norte de Italia, unas cuantas partidas en el Casino de Mónaco y, tan increíble como siempre, la capital francesa. Y es que como diría Frédéric Chopin “París responde a todo lo que el corazón desea. Uno puede divertirse, aburrirse, reír, llorar o hacer lo que se le antoje sin llamar la atención, puesto que miles de personas hacen otro tanto…y cada uno como quiere”.

En otras palabras: Miles de experiencias, un país, dos personas, y un video de 3 minutos.

De nombreuses expériences, un pays, deux personnes, et une vidéo de 3 minutes.

Vivindo nun mar de ondas

Reportaje finalista del II premio periodístico “Contar a Ciencia” realizado por la revista GCiencia y La Caixa.

“A Organización Mundial da Saúde xa alertou dos perigos potenciais da exposición continuada ás ondas electromagnéticas xeradas polo uso das novas tecnoloxías, especialmente para nenos e nenas. Na Universidade de Santiago de Compostela investigadores de Física e Medicina investigan os efectos que teñen na nosa saúde. Cóntanolo Yago Grela Ojea, da USC, nesta reportaxe audiovisual finalista do II Premio Contar a Ciencia, organizado por GCiencia e “la Caixa”.”

Gracias a los investigadores de la Facultad de Física y Medicina de la Universidad de Santiago de Compostela, gracias por su amabilidad, gracias por su cortesía, y gracias por haberlo hecho posible. Gracias también a todos los científicos, pues tal y como diría Louis Pasteur, “la ciencia es el alma de la prosperidad de las naciones y la fuente de vida de todo progreso”.

Time-lapse de un atardecer en Vigo

¿Dónde está la belleza? Se han preguntado de manera reiterada durante siglos numerosos filósofos. Platón ya decía que “Para nosotros algo bello, un objeto, una persona o, incluso, algo etéreo, como puede ser una canción, tiene que ver con las formas, los colores, la melodía de dicho objeto, persona o canción. Nuestra percepción de la belleza tiene más que ver con lo que sostenían los sofistas, cuando aseguraban que algo bello es lo que da placer a la vista y al tacto. A los sentidos, vaya”.
En mi opinión, puede que un atardecer no sea bello al tacto, pero sí a la vista.